La iniciativa hace un llamado a no comprar, no usar y no vender fuegos artificiales, para prevenir las quemaduras durante las fiestas de fin de año.

Dr. Jorge Rojas Zegers, Fundador y Presidente de la Corporación de Ayuda al Niño Quemado COANIQUEM junto a la Subsecretaria de Salud Pública, María Teresa Valenzuela Bravo y al Director Nacional de Orden y Seguridad, General Inspector Marcelo Araya Zapata, dieron inicio a la tradicional Campaña: No Uses, No Compres, No Vendas Fuegos Artificiales. Esta iniciativa cumple 28 años y tiene por finalidad prevenir las quemaduras por fuegos artificiales durante las celebraciones de fin de año.

Cada año se realiza una vigilancia epidemiológica de los casos de quemaduras por esta causa en menores de 15 años, ocurridos entre el 6 de diciembre y el 6 de enero. Por muchos años se contactó a algo más de 400 servicios de urgencia pediátricos públicos y privados a lo largo del país para que notificaran sus casos. Sin embargo, desde el año pasado y por primera vez, se sumaron los 1.200 centros de atención primaria. Esta vigilancia permite identificar la cantidad de víctimas por esta causa, levantar alertas si hay aumentos y medir la evolución de este problema. COANIQUEM llama a no comprar, no usar y no vender fuegos artificiales de uso doméstico según lo exige la Ley 19.680 promulgada en mayo del año 2000.

“Las estadísticas son claras. Durante todo 2020, 1.745 niños de 0 a 9 años terminaron en un hospital producto de algún tipo de quemaduras. Entre diciembre de 2020 y comienzos de enero de 2021, 13 niños de 2 a 14 años resultaron quemados por fuegos artificiales. Por lo que es tremendamente importante reconocer el trabajo que hace la Corporación de Ayuda al Niño Quemado COANIQUEM, con esta campaña que ya cumple 28 años. Como adultos debemos ser responsables de los riesgos tanto de los fuegos artificiales como de otros artefactos, muchos en la casa, que pueden ocasionar graves daños a los niños y niñas. Es responsabilidad de los adultos prevenir riesgos para nuestros niños.” afirma la Subsecretaria de Salud Pública, María Teresa Valenzuela.

La venta al público de fuegos artificiales se encuentra totalmente prohibida y puede ser denunciada por cualquier ciudadano. Las querellas van directamente a los Juzgados de Garantía. Durante el año 2018, según datos entregados por Carabineros de Chile, se registraron 520.086 eventos de denuncias y decomisos de fuegos artificiales. El año 2019 bajó a 187.696.

“Una vez más la institución compromete todos los esfuerzos para colaborar y contribuir no solamente en esta campaña, sino que en todo lo que dice relación con su función. Manifiesto preocupación respecto de los efectos que producen principalmente el manipular indebidamente los fuegos artificiales y sobre todo las consecuencias que tiene en los niños que muchas veces son quienes se ven mayormente afectados. Desde el punto de vista socio policial hemos estado analizando y disponiendo desde la Dirección Nacional de Orden y Seguridad una serie de medidas preventivas para inhibir esta comercialización y distribución indiscriminada que existe, en distintos lugares, de fuegos artificiales. Además, vamos a intensificar las medidas investigativas por nuestros servicios especializados. Pues con mucha preocupación hemos visto que ya no es sólo con el afán de diversión, sino que con la razón de causar daño a terceros”, expresa el General Inspector Marcelo Araya Zapata.

Todos los fuegos artificiales de uso doméstico son peligrosos y una vez encendidos no es posible controlarlos. Por otra parte, el Dr. Rojas enfatizó que los espectáculos pirotécnicos autorizados son una posibilidad más segura de disfrutar de los fuegos artificiales sin que se hayan registrado en los últimos 18 años casos de muerte ni lesionados en ellos.

Balance campaña 2020-2021

Según los casos reportados a COANIQUEM por servicios de atención en salud pública y privada a nivel nacional, entre el 6 de diciembre de 2020 y el 6 de enero de 2021, 13 menores, desde los 14 y hasta los 2 años de edad, resultaron quemados por fuegos artificiales.

“Con preocupación hemos visto en el último año un aumento en el uso de fuegos artificiales. Esta situación es tremendamente preocupante debido al alto riesgo de lesiones de quemaduras por su uso y la posibilidad de explosiones en lugares de venta y acopio. Es nuestra responsabilidad cuidar a los niños y velar porque no sufran quemaduras. Chile es un país modelo a nivel internacional, en este tema y COANIQUEM lleva 42 años preocupándose de disminuir este tipo de lesiones. Hacemos un llamado a denunciar su uso y venta a carabineros al 133”, enfatiza el Dr. Rojas.

'; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk')); }document.getElementById('lfc_button').onclick = function() { var lfc_div = document.getElementById('lfc_comments'); lfc_div.innerHTML = '
'; loadLFCComments(); };