Un grupo de médicos de la Universidad de Texas en Galveston, Estados Unidos, publicaron en la revista ‘Cureus’, un artículo en el que contaron el curioso caso que habían recibido en la clínica de un hombre de 33 años que eyaculaba por el ano.

El artículo tenía por título “Curioso caso de eyaculación rectal”. Pues bien, según los estudios descritos en el artículo el paciente presentó durante cinco días dolor en sus testículos y en dos años había presentado una cantidad considerable de esperma y orina en su recto.

Luego de hacerle varios estudios, entre ellos una tomografía computarizada de la vejiga y el tracto urinario. Los resultados arrojaron varios problemas en los que hallaron una “fístula rectal-prostática”, es decir, una especie de pasaje por el que se intercambiaban líquidos y sólidos entre la uretra y el recto.

Explorando su historia clínica y tras descartar un listado de patologías, hallaron que el hombre hace dos años había sufrido una intoxicación por cocaína en la cual tuvieron que colocarle una sonda Foley y esta, pudo haber sido la causante de la lesión.

“Este caso no solo destaca una complicación poco común del uso de la sonda, sino que también enfatiza la importancia de la atención plena del proveedor”, escribieron en el artículo.

Finalmente, el paciente fue “tratado con piperacilina-tazobactam y se le realizó una reparación quirúrgica de la fístula, Los expertos deberían tener más cuidado con la aplicación de este catéter. Este caso no solo demuestra que puede haber complicación con dicho procedimiento, sino que también destaca la importancia del trabajo medico fino y su correcta aplicación», concluyeron los expertos en su paper.

'; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk')); }document.getElementById('lfc_button').onclick = function() { var lfc_div = document.getElementById('lfc_comments'); lfc_div.innerHTML = '
'; loadLFCComments(); };