En pruebas con roedores, el equipo australiano logró demostrar cómo la lipoproteína amiloide dañina nace en el hígado y viaja por el torrente sanguíneo para llegar al cerebro y provocar una muerte acelerada de sus células, además de la pérdida de memoria.

Las enfermedades neurodegenerativas asociadas a la edad han sido estudiadas fuertemente por los cientos, especialmente el Alzheimer, con el objetivo de poder descubrir cómo y dónde se origina, para así detectarla de forma preventiva.

Es por ello por lo que una nueva investigación remece la creencia que ha perdurado durante décadas en los expertos, la que señalaba que el Alzheimer es causado por la acumulación de cascada amiloide en el cerebro.

Ahora, científicos de la Universidad de Curtin, en Australia, señalan que estas proteínas dañinas se originan en el hígado y no en el cerebro.

¿Cómo lo descubrieron? Para ello diseñaron un ratón capaz de producir lipoproteína amiloide humana en el hígado y observaron cómo ingresa al torrente sanguíneo y viaja hasta el cerebro, provocando una inflación en él, además de una muerte acelerada de sus células cerebrales y la pérdida de memoria.

“Esta ‘vía de la sangre al cerebro’ es importante porque si podemos controlar los niveles en sangre de lipoproteína amiloide y prevenir su filtración al cerebro, esto abre la posibilidad de nuevos tratamientos para prevenir la enfermedad de Alzheimer y ralentizar la pérdida de memoria“, explicó John Mamo, investigador principal del proyecto de la U. de Curtin, en un comunicado.

El equipo detalla que necesitan más estudios, pero ya se encuentran avanzando para realizar ensayos clínicos humanos y en el futuro poder entregar medicamentos y terapias preventivas que ataquen la lipoproteína amiloide y ralenticen la progresión del Alzheimer.

Esta investigación, publicada en la revista PLOS Biologyentrega nuevos conocimientos para combatir esta enfermedad que afecta a casi 50 millones de personas a nivel mundial y se prevé que, para 2030, la cifra aumente a 82 millones, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Fuente: futuro360.com

'; fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs); }(document, 'script', 'facebook-jssdk')); }document.getElementById('lfc_button').onclick = function() { var lfc_div = document.getElementById('lfc_comments'); lfc_div.innerHTML = '
'; loadLFCComments(); };